¿Qué son las dinámicas de la autoestima en los colegios?

autostima-en-ninos

Compartir es vivir

La autoestima tiene una gran importancia en el desarrollo de los niños y adolescentes, durante esta etapa, es esencial que mantengan una buena autoestima para mejorar su aprendizaje y las relaciones sociales.

Hay varias dinámicas de la autoestima que se pueden aplicar en los colegios y ayudar al alumnado a fortalecerla, para así aprovechar los beneficios que supone una alta autoestima.

Todo sobre las dinámicas de autoestima

Las dinámicas de autoestima se realizan con la finalidad de derribar las barreras emocionales que el mismo alumnado se impone. Estas barreras se convierten en obstáculos que generan el sentimiento de rechazo, uno de los mayores problemas durante esta etapa del crecimiento.

Los niños y adolescentes pasan por un período de aceptación propia y de los demás, por eso, las dinámicas de autoestima buscan incentivar la maduración personal para conseguir desenvolverse mejor en lo personal y social.

La autoestima es una capacidad que de aprender y mejora con el tiempo, por lo que se recomienda atenderla en las edades más tempranas, para asegurar un buen desarrollo, y aprendizaje en el alumnado.

Se divide en tres componentes, el cognitivo, el afectivo y evaluativo, y el conductual. En lo cognitivo, se abarcan las percepciones, las creencias, y la información que tiene el alumnado sobre sí mismo.

Lo afectivo y evaluativo hace referencia a la idea que se tiene sobre sí mismo. Y el conductual, es su comportamiento con respecto al reconocimiento de los otros y de sí mismos para autoafirmarse.

¿Cuáles son las mejores dinámicas?

A través del juego, se cuenta con una buena estrategia que ayuda a fortalecer la autoestima del alumnado. Es una medida complementaria y muy efectiva, la cual debe combinarse con un lenguaje positivo diario.

Entre las dinámicas de autoestima que más se recomienda en los colegios, destacan las siguientes.

La silla caliente

Un alumno se sienta en una silla, ubicada dentro de un círculo conformado por los demás estudiantes. El alumno tendrá los ojos tapados con una venda, mientras se queda de pie en el centro, los demás estudiantes se acercarán para decirle una cualidad positiva que vean en él.

En caso de que nadie se anime, los profesores deben romper el hielo y comenzar la sesión, motivando a los demás niños a participar.

El tarro mágico

Una manera sencilla de animar a los niños. Para esta dinámica se necesita de un tarro en el aula, donde se colocarán diversas frases positivas y motivacionales, para que los niños puedan ir y tomar una cuando se sientan desanimados, de esta manera conseguirán sentirse mejor con ellos mismos.

El tarro siempre debe estar al alcance de los niños y renovarse con nuevas frases, gracias a esto se ofrecen nuevos mensajes positivos a los niños.

¿Quién soy?

A través de un sorteo, los alumnos reciben un nombre de un compañero. Los estudiantes deben realizar un texto con las cualidades positivas, las buenas conductas, o lo que más le agrade del compañero que le tocó.

Lo divertido de la dinámica es identificar a la persona que escribió el texto, algo que motivará a los niños a participar.

Mi bote de cualidades

Con esta dinámica, el alumnado debe traer una botella decorada a gusto, dejando un texto con su nombre. La botella se colocará en el aula de clases, y estarán ahí durante una semana.

En este tiempo, los demás compañeros deben anotar y añadir en la botella las cualidades positivas y lo que compartieron con este estudiante. Al finalizar la semana, cuando el compañero abra el bote, se encontrará con mensajes positivos y bonitos que lo hará sentir bien.

La importancia de una buena autoestima

Son muchos los beneficios que aporta una buena autoestima, a los niños y adolescente durante su crecimiento y desarrollo.

Lo primero es que crean una mayor confianza en sí mismos, de esta manera pueden afrontar con una mayor comprensión y facilidad, diversas situaciones que ocurren a lo largo de esta etapa de su vida.

También beneficia el desarrollo de sus habilidades, desde las innatas hasta las adquiridas, logrando que los adolescentes y niños se sientan más capaces de alcanzar sus objetivos personales, sociales, y académicos.

Además, una buena autoestima ayuda al alumnado a tener una mejor salud y bienestar. Los niños y adolescentes que se valoran positivamente, se enfocan en cuidar más su apariencia personal y su condición física.

Incluso su salud mental mejora, ya que evitarán situaciones perjudiciales, conflictos con otros compañeros, reconocerán sus errores, evitarán la frustración, y soportarán mejor las adversidades.

Peligros de una baja autoestima

En el otro extremo está la baja autoestima, un problema que es muy frecuente en esta etapa de sus vidas, y que tienen consecuencias bastante graves para el alumnado. Una baja autoestima es capaz de provocar estados depresivos, ya que la imagen personal es negativa y poco realista, perjudicando la manera en cómo se ven y ven al mundo.

Los episodios agresivos y las reacciones violentas son más frecuentes, dado que lo usan para cubrir sus errores y fracasos. Los síntomas de una baja autoestima también se manifiestan en una mala alimentación y problemas para dormir, lo que termina por dañar su salud y bienestar.

A través de estas dinámicas, se tiene la oportunidad de ayudar a los niños y adolescentes a conseguir mejorar su autoestima, dentro y fuera de clase, para así aprovechar los beneficios que aporta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*