Importancia gestión de la cadena de suministro en los negocios

Consultoria cadena subministro

Compartir es vivir

Una cadena de suministro eficiente es, en ocasiones, uno de los aspectos más subestimados y malinterpretados de la gestión de empresas. La cadena de suministro, ya sea local o global, controla el flujo de los productos y de la información, y por tanto, el flujo económico de una empresa.

Teniendo en cuenta lo anterior, la importancia de la gestión de la cadena de suministro o supply chain management debería explicarse por sí misma: coordinar, agilizar y optimizar ese vital proceso. Sin embargo, esta es la tarea principal pero no la única. La gestión de la cadena de suministro también tiene que ver con la satisfacción del cliente y con el asesoramiento en cuestiones globales que nos afectan a todos, como el precio de las materias primas, entre otros. Sigue leyendo para averiguar cómo puede ayudar la gestión de la cadena de suministro a tu negocio.

Satisfacción del cliente

Al otro extremo de la cadena de suministro se sitúa el último componente: el cliente. Aquí es donde la cadena de suministro termina. La cadena no es una línea perfectamente ensamblada, ni un lugar físico. La cadena es una estructura de materiales, pedidos, suministros, proveedores, trabajadores, demanda y análisis de datos, entre otros muchos aspectos a los que hay que añadir aquellas necesidades específicas de cada empresa. Sin embargo, la cadena de suministro existe, en última instancia por un único motivo: hacer llegar nuestro producto al cliente.

La gestión de la cadena requiere una enorme cantidad de habilidades interpersonales. De hecho, la atención al cliente y la tramitación del feedback con este es una de las partes más importantes del trabajo. Una cadena de suministro bien engrasada tiene como resultado clientes fieles y satisfechos.

Cuando los retrasos son pérdidas

Una cadena bien gestionada es capaz de suministrar el producto a tiempo y en sus mejores condiciones. No puede haber retrasos con la compañía de paquetería, ni con los proveedores de materiales, ni con la información que debería fluir hacia la dirección. Toda esta estructura debe ser analizada y ajustada por una consultora de la cadena de suministro y gestionada en última instancia por un especialista que se haga cargo de todo el proceso y se responsabilice de los fallos.

Una perspectiva amplia

Donde la mayoría de gestores fallan es poniendo todo el énfasis de su gestión dentro de la propia empresa. No es que prestar atención a la parte interna sea malo en sí mismo, sino que la gestión es solamente útil y funcional cuando se tiene una perspectiva amplia del negocio.

Es un dicho antiguo que “una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil”. Cada uno de los componentes debe ser considerado vital. Las relaciones con nuestros proveedores y colaboradores son de máxima importancia. Si uno de los componentes falla, toda la cadena colapsa de forma inmediata afectando a todo el proceso. Asimismo, la cadena de suministro no es una de esas cuestiones que hay que se ajustan una vez y que ya no se vuelven a revisar. Es un aspecto que necesita supervisión y mantenimiento continuos.

La cuenta de resultados

Nos hacemos trampas al solitario si creemos que la gestión de la cadena de suministro no afecta a nuestra cuenta de resultados. Una cadena eficiente y efectiva es capaz de reducir enormemente los costes, porque cuando el suministro del producto está diseñado de la forma más eficiente y veloz, seremos capaces de movilizar el mayor número de productos en el menor tiempo y gasto posible.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*